¡Cumplimos 10 años!

Desde el 24 de marzo del 2004 hasta el 24 de marzo del 2014

Y resulta que el turco era griego

Demanda a una empresa sueca y pide 5 millones de Euros porque su foto, vendida por una agencia española, aparece en los envases de productos lácteos sin su permiso y además como si fuera turco.

© Miguel Mielgo – JM Noticias

La imagen de la polémica en un envase de yogur sueco (Foto: www.lindahlsmejeri.com)

La imagen de la polémica en un envase de yogur sueco (Foto: Captura www.lindahlsmejeri.com)

La foto de un hombre, que aparece en los envases de plástico de los yogures suecos de estilo turco, puede costarle a la agencia de fotos española AGE Fotostock una cifra millonaria. 

Se trata de un griego con grandes bigotes y barba blanca, cuya imagen identifica el llamado «Turkisk Yoghurt» (yogur turco) y otros productos lácteos de la lechera sueca Lindahls Mejeri.

El problema es que este hombre, que vive en Delfos y además es griego, no sabía que su foto, vestido con el traje típico de su país, iba a terminar como reclamo en los envases de yogures «turcos» fabricados en Suecia.

Pide 5 millones de Euros.

Ahora este hombre ha presentado una demanda en los juzgados de Atenas contra la empresa sueca y pide una indemnización de 5 millones de Euros por el uso indebido de su imagen. En el escrito de la demanda, el hombre, cuyo nombre no se ha hecho público, alega que su foto aparece en al menos seis productos lácteos diferentes, sin que nadie le haya pedido permiso para ello.

También dice que acostumbra a vestirse así y que suele dejarse fotografiar por los turistas, pero a modo de souvenir de Grecia y para uso privado, no para servir de reclamo en los botes de yogur y, mucho menos, como si fuera turco. «Está claro que ninguna de las fotos tiene mi permiso» dice en la demanda según cuentan en los medios suecos.

Varios productos lácteos de estilo «turco» (Foto: Captura de www.lindahlsmejeri.com)

Varios productos lácteos de estilo «turco» (Foto: Captura de www.lindahlsmejeri.com)

Reconocido por un amigo.

Todo comenzó hace unas semnas cuando uno de sus amigos, Athanasios Varzakanos, que vive en Estocolmo, le reconoció al ir a comprar unos yogures al supermercado. «Me quedé sorprendido y no daba crédito a lo que veían mis ojos» dice Varzakanos en una entrevista emitida en la radio pública sueca.  Y como no le gustó mucho que además su amigo y compatriota le tomaran por turco, se puso en contacto con él para contárselo.

La foto la vendió una agencia española.

«Nos sorprendió mucho el caso. Por nuestra parte hemos hecho todo de forma correcta. Compramos la foto a una agencia con la que tenemos un contrato, así que ahora hemos puesto el asunto en manos de nuestros abogados» dice Tomas Axelsson, jefe de compras de Lindahls Mejeri  al diario sueco Aftonbladet.

La foto en cuestión tiene al menos 8 años y llegó a Suecia por medio de la agencia sueca IMS, que actúa como intermediaria de la propietaria española AGE fotostock.  Al parecer IMS vendió a la lechera sueca un paquete de la española AGE, y ahí estaba la foto que ahora aperece en los yogures suecos.

«Nosotros hemos vendido la foto de buena fe. No sé lo que realmente ha pasado, pero se trata de una cuestión que tendrá que resolver AGE fotostok y el fotógrafo que la hizo», afirma Arnaldur Gauti Johnson, director de IMS.

Los yogures «turcos» de la sueca Lindahls Mejeri se identifican por la foto del griego (Foto: Captura www.lindahlsmejeri.com)

Los yogures «turcos» de la sueca Lindahls Mejeri se identifican por la foto del griego (Foto: Captura www.lindahlsmejeri.com)

«El fotógrafo siempre tiene que pedir permiso a la persona que le saca una foto. Esto es lo que se llama un contrato de modelo, para poder usar después la imagen en publicidad. Por lo visto el fotógrafo no lo ha hecho» explica Johnson en los medios suecos.

La empresa es la responsable.

Según Daniel Westman, jurista de la Universidad de Estocolmo, aunque la foto haya sido vendida por una agencia, Lindahls Mejeri es responsable de la publicación según la ley sueca. «En un principio se trata de una disputa entre la lechera y el griego de la foto. Después, la empresa puede pedir indemnización a la agencia propietaria» dice Westman al diario.

Lindahls Mejeri está tratando de negociar con el griego. Todo puede terminar en un acuerdo de compensación o bien una sentencia. «En estos momentos es imposible saberlo» dice Axelsson.

Lo que está claro es que Lindahls Mejeri no se va a quedar con los brazos cruzados. Cuando la empresa sueca tenga la solución para todo este asunto, tene la intención de pedir daños y perjuicios a AGE Fotostock, que es la agencia que vendió la foto para hacer publicidad sin el permiso del griego. Teniendo en cuenta los costes del proceso e indemnización, la cantidad a pagar será sin duda una cifra millonaria.

    © Copyright JM Noticias.com. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de esta página en cualquier medio comercial, ni siquiera citando la fuente. Todos los abusos serán denunciados sin excepción. Ver las condiciones de uso para blogs en el Aviso Legal.

Escribe un comentario

Importante: Los comentarios están moderados y puede que tarden en aparecer publicados. No se permiten insultos ni comentarios que no estén relacionados con el artículo. Por favor, evita escribir en mayúsculas y cuida la ortografía. Gracias.