¡Cumplimos 10 años!

Desde el 24 de marzo del 2004 hasta el 24 de marzo del 2014

Fornicando con lo que pillan

Un ruso y un español sorprenden a los visitantes de una muestra internacional de arte moderno en Dinamarca. Ellos hacen «humping», el acto de simular sexo con edificios, rocas, basura y hasta con la Sirenita.

© Miguel Mielgo – JM Noticias

The Humping Pact, fornicando con los restos de una vieja fábrica (Foto: captura vídeo)

The Humping Pact, fornicando con los restos de una vieja fábrica (Foto: captura vídeo)

Uno se llama Dmitry Paranyushkin y el otro Diego Agulló. Uno es ruso y el otro español. Este año los dos han sido encargados de hacer la apertura de la llamada «Forårsudstillingen 2012», la Exposición de Arte Contemporánero de Primavera 2012, que se celebra en Charlottenborg, en Copenhague. Es una muestra internacional de arte que cada año reúne en Dinamarca a seleccionados artistas de todo el mundo.

Esta pareja de artistas que se hace llamar The Humping Pact, algo así como «El Pacto del Fornicador», se ha especializado en «humping», la práctica simulada de sexo con el medio ambiente, que graban en vídeo y que, según los expertos, lo han convertido en un todo un arte.

La práctica del «humping» tuvo éxito en Dinamarca hace ahora casi tres años. Dos estudiantes daneses, Dennis Gulbrandsen y Tue Jepsen, decideron hacer lo que llamaron «The Humping Guy», algo así como «El Fornicador», para promocionar la universidad de Aalborg.

Demostración en vivo

Pues a pesar de las bajas temperaturas, en la puerta de Charlottenborg se habían reunido varios cientos de personas, que además habían pagado por ver la «performance» que daba paso a la apertura de la exposición de este año. Dmitry y Diego se desnudaron ante todos y se dirigieron hacia el viejo portalón de la entrada.

En la parte izquierda, Dmitry se agarró a las ramas peladas de una enredadera que subía sobre la vieja pared de ladrillo. Ahí comenzó con sus movimientos sexuales como si estuviera fornicando con el edificio entero. En la parte derecha, Diego hacía lo mismo agarrado a un canalón que usaba como si fuera un enorme falo.

Los focos de las cámaras iluminaban ambos cuerpos desnudos y parecía que ambos intentaban penetrar los muros con sus penes. El público sorprendido, sacaba fotos sin cesar y hasta lanzó un suspiro cuando Paranyushkin perdió el equilibrio y cayó al suelo, pero sin ninguna consecuencia. Minutos después, los dos se vistieron y entraron con los visitantes a las salas donde sus vídeos de «humping» se podían ver en las pantallas.


Dmitry Paranyushkin y Diego Agulló explicaron a la gente que lo que hacen es «un acto de amor suspendido y dirigido hacia el medio ambiente. Es una meditación contemplativa de la fertilidad de la naturaleza y de la necesidad humana para trascender hacia lo imposible»

Fornicar con el muro

El público se divertía viendo lo que hacían estos dos artistas, que tienen su base en Berlín, Alemania, y que este año recorrerán el norte de Europa con su exposición de vídeos y «performances» un vivo de «humping» La mayoría de los medios daneses acudieron a la apertura de este «Forårsudstillingen 2012» en Charlottenborg.  Allí siempre hay algo especial y esta vez no lo podían dejar pasar.

Una de las periodistas preguntó a los dos artistas:  ¿Cuántos edificios os habéis follado?
«Yo he perdido la cuenta. Por lo menos han sido unos 20 edificios y otros tantos ambientes diferentes» respondió Paranyushkin.

Por la mañana los dos habían estado en la plaza del ayuntamiento. Allí también se desnudaron y a petición de los periodistas, hicieron algo de «humping» sobre el helado suelo de la plaza. La gente que pasaba por allí les miraba como si fueran un par de locos. No les sorprendía que se desnudaran, sino que lo hicieran con tan bajas temperaturas.

Dmitry Paranyushkin y Diego Agulló no dudaron en intentar fornicar con la famosa Sirenita (Foto: captura vídeo)

Dmitry Paranyushkin y Diego Agulló no dudaron en intentar fornicar con la famosa Sirenita (Foto: captura vídeo)

Un trío con la Sirenita

Más tarde, y acompañados por otros dos periodistas, Dmitry y Diego se dirigieron hacia el muelle de Langelinie, donde está la famosa Sirenita.

Los daneses la llaman «Den lille havfrue», la «pequeña señora del mar». Es una estatua de bronce que es conocida en todo el mundo y que el año que viene cumplirá sus primer siglo de vida.

Ni cortos no perezosos se quitaron la ropa delante de un grupo de amigos y turistas.  Sin pensarlo dos veces, ambos corrieron por las rocas hacia las frías aguas del Báltico hasta llegar a la Sirenita.

El trío fue rápido y lo puedes ver en el vídeo aquí debajo. Hacía demasiado frío para estar allí, pero aún así, la experiencia fue mejor de lo esperando. A la Sirenita le han hecho de todo a través de los años. Le han echado pintura encima, le han puesto una burka y hasta ha sido decapitada tres veces, pero nunca antes había fornicado con dos humanos.

«Habíamos oído que ella pedía más atención que la que le dan los turistas. Fue fantástico y disfruté que hacía frío. Tenía mucha energía dentro de mi. Fue algo muy especial, corto, fuerte e inspirador. Fueron unos momentos sexuales y otros violentos» dijo Dmitry al diario danés Politiken

Para Diego la experiencia fue alucinante y muy fuerte. «¡Estoy enamorado! ¡Me he enamorado de ella!»gritaba mientras se vestía para no pasar frío.

Get the Flash Player to see this player.

Nota para las televisiones y medios españoles. La copia de la información escrita y gráfica de este artículo se considera robo y será denunciado si se emite sin permiso.

    © Copyright JM Noticias.com. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de esta página en cualquier medio comercial, ni siquiera citando la fuente. Todos los abusos serán denunciados sin excepción. Ver las condiciones de uso para blogs en el Aviso Legal.

Escribe un comentario

Importante: Los comentarios están moderados y puede que tarden en aparecer publicados. No se permiten insultos ni comentarios que no estén relacionados con el artículo. Por favor, evita escribir en mayúsculas y cuida la ortografía. Gracias.