¡Cumplimos 10 años!

Desde el 24 de marzo del 2004 hasta el 24 de marzo del 2014

El marido de la reina quiere ser rey

El príncipe consorte Henry de Monpezat, marido de la reina Margarita II de Dinamarca, se queja de su condición de ser sólo príncipe consorte y quiere ser rey.

© Miguel Mielgo – JM Noticias

Margarita de Dinamarca y Henry de Monpezat en la sala de Caballeros del palacete de Christian IX, en el complejo de Amalienborg, (Foto © JM Noticias)

Margarita de Dinamarca y Henry de Monpezat en la sala de Caballeros del palacete de Christian IX, en el complejo de Amalienborg, (Foto © JM Noticias)

En las monarquías europeas el tema de los títulos está claro. La Corona de un rey reinante siempre pasará al hijo primogénito, el príncipe heredero, que se convertirá en rey a la muerte o abdicación de su padre.

En el caso que se trate de una primogénita, la princesa heredera se convertirá en reina reinante y regente, ya que no habrá rey, pero nunca pasará al cónyuge.

Esto quiere decir que cuando un rey se casa, su esposa se convierte en reina consorte. Sin embargo, cuando una reina se casa, su marido obtiene ul título de príncipe consorte, pero nunca el de rey.

De esto se queja desde hace unos años el marido de la reina Margarita II de Dinamarca, el conde francés Henry de Monpezat, que tras su matrimonio en 1972 con la que por entonces era princesa heredera Margrethe Alexandrine Þorhildur Ingrid, obtuvo el título de príncipe consorte danés pero no se convirtió en «rey consorte» cuando su esposa subió al Trono.

Tras la muerte en 1972 del rey Federico IX, y al no haber heredero varón, la Corona danesa pasó a su hija Margarita, que así se convertía en reina reinante y regente del reino de las 500 islas, mientras su marido continuó siendo príncipe consorte.

Henry de Monpezat, de 78 años, que lleva 45 viviendo en Dinamarca como príncipe consorte y siempre un paso detrás de su mujer en los actos oficiales, volvió a expresar su descontento por lo que considera una injusticia, ya que no le han dejado ser rey de Dinamarca.

Sucedió durante en una entrevista para la revista francesa «Point de Vue», donde al lado de su nuera la princesa Marie, también de origen francés, hablaron de lo que significa ser francés en la familia real danesa.

Según Henry, su nuera Marie, segunda esposa de su hijo el príncipe Joaquín, lo tiene mucho más fácil que él por ser mujer.

«Tú, mi querida nuera, tienes un matrimonio normal donde tú y tu marido sois iguales. Él es príncipe y tú eres princesa, pero así no me pasa a mí. No hay nada que impida que yo pueda estar al mismo nivel que mi mujer, pero no lo estoy» dijo el marido de Margarita de Dinamarca en la entrevista, quejándose una vez más de su papel de faldero de su mujer.

Henry Laborde de Monpezat ya se había quejado en otras ocasiones de que a él no le dejaban ser rey, mientras a la mujer de un rey sí la dejan ser reina consorte. Y es que a pesar de sus privilegios como príncipe consorte, el orgulloso francés se siente humillado por el trato que recibe.

El príncipe consorte Henry de Monpezat junto con su esposa la reina Margarita II de Dinamarca a la llegada a la iglesia de Møgeltønder (Foto © JM Noticias)

El príncipe consorte Henry de Monpezat junto con su esposa la reina Margarita II de Dinamarca a la llegada a la iglesia de Møgeltønder (Foto © JM Noticias)

Yo soy el número dos.

Lo que también irrita al marido de la reina Margarita II de Dinamarca, no es que tenga que estar detrás de su mujer sino que en la corte hayan intentado dejarle de lado en los actos oficiales y protocolarios, dando prioridad a su hijo el príncipe heredero Federico.

«En mi opinión, y seguiré diciendo lo mismo hasta el día que me muera, yo soy el número dos y no el tres. Mi mujer es la reina, pero yo soy el segundo en rango. Además, yo no soy el único que se siente de esta manera. El príncipe Philip (Duque de Edimburgo) comparte conmigo la misma postura y esto es una discriminación al revés» dijo en la entrevista con la revista francesa.

El príncipe consorte recurre a costumbres de tiempos ancestrales como argumento válido por el cual debería tener el título de rey consorte y no sólo el de príncipe.

«Hace 5.000 años las reinas hacían reyes a sus maridos. La excepción fue el sistema británico, que después fue adoptado por Dinamarca y Holanda. No sé por qué se hizo así» se pregunta Henry de Monpezat.

Pero esta pregunta se la debería hacer a su mujer, la reina Margarita II, que al final es la que ha decidido que su marido continúe siendo príncipe y no rey. «Las injusticias son difíciles de aceptar» dice Henry.

    © Copyright JM Noticias.com. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de esta página en cualquier medio comercial, ni siquiera citando la fuente. Todos los abusos serán denunciados sin excepción. Ver las condiciones de uso para blogs en el Aviso Legal.

Escribe un comentario

Importante: Los comentarios están moderados y puede que tarden en aparecer publicados. No se permiten insultos ni comentarios que no estén relacionados con el artículo. Por favor, evita escribir en mayúsculas y cuida la ortografía. Gracias.