Las otras joyas de Fabergé

Una exposición en Dinamarca muestra por primera vez más de un centenar de joyas y otros valiosos objetos creados por Peter Carl Fabergé, el orfebre del zar Alexander III de Rusia.

© Miguel Mielgo – JM Noticias

Castillo de Koldinghus (Casa de Kolding). Fue construido en 1268 y unos soldados españoles lo incendiaron en la noche del 29 al 30 de marzo de 1808. (Foto: © M.Mielgo - JM Noticias)

Castillo de Koldinghus (Casa de Kolding). Fue construido en 1268 y unos soldados españoles lo incendiaron en la noche del 29 al 30 de marzo de 1808. (Foto: © M.Mielgo – JM Noticias)

En la torre del histórico castillo de Koldinghus, en el centro de la península danesa de Jutlandia, acaban de inaugurar una exposición muy especial que lleva el título: «Fabergé, el orfebre del Zar y su relación con la familia real danesa»

Aunque el nombre Fabergé pueda hacer pensar en sus extravagantes huevos de Pascua, unas impresionantes joyas de oro y diamantes que creó para la familia del zar en 1885 y hasta el comienzo de la revolución en 1917, en la exposición de Koldinghus no hay ninguno.

Lo que se puede ver en esta exposición en Koldinghus, tras subir a la torre por la vieja escalera de madera en espiral, son los llamados «otros Fabergé».

Se trata de más de un centenar de joyas y objetos de oro, plata, platino y piedras preciosas, entre los que se encuentran abridores de cartas, portarretratos, pitilleras, «charkas» para beber vodka, etc., que el zar Alexander III de Rusia encargaba a Fabergé para que su mujer, la zarina Dagmar, los llevara de regalo a su familia en Dinamarca.

Un «bowl» o tazón para el ponche 65 cms. de alto y 55 de ancho, hecho en plata y adornos de oro. Propiedad de la Fundación del Cuerpo de oficiales de la Guardia Real danesa. (Foto: © M.Mielgo - JM Noticias)

Un «bowl» o tazón para el ponche 65 cms. de alto y 55 de ancho, hecho en plata y adornos de oro. Propiedad de la Fundación del Cuerpo de oficiales de la Guardia Real danesa. (Foto: © M.Mielgo – JM Noticias)

La princesa danesa que fue emperatriz de Rusia.

La zarina Dagmar, nacida Marie Sophie Frederikke Dagmar af Slesvig-Holsten-Sønderborg-Glücksborg y llamada Princesa Dagmar de Dinamarca, era la esposa del emperador Alexander III y por tanto, la emperatriz consorte de «todas las Rusias»

El matrimonio con el emperador ruso obligó a la princesa danesa a convertirse a la religión ortodoxa del imperio. Para los rusos pasó a llamarse María Fiódorovna Románova, que después fue madre de Nikolaj II, el último zar ruso. Dagmar era hija del rey Christian IX de de Dinamarca, apodado «el suegro de Europa», y de Louise af Hessen-Kassel.

Siendo emperatriz de todas las Rusias, Dagmar, visitaba a su familia Dinamarca y les llevaba algunos regalos. Casi todos eran joyas u objetos que habían sido hechos por el joyero de la corte rusa, el ya por entonces famoso Peter Carl Fabergé (1846-1920) por encargo del emperador Alexander III

De esta manera llegaron a las manos de la familia real danesa, y también a otros nobles de la época, la mayor parte de estos «otros Fabergé» que ahora se exponen en Koldinghus (Casa de Kolding), un castillo de ladrillo rojo construido en el siglo XIII,

Pareja de fuentes de cristal coloreado en púrpura con pedestal de latón, para frutas o dulces. Propiedad de la reina Margarita II de Dinamarca. (Foto: © M.Mielgo - JM Noticias)

Pareja de fuentes de cristal coloreado en púrpura con pedestal de latón, para frutas o dulces. Propiedad de la reina Margarita II de Dinamarca. (Foto: © M.Mielgo – JM Noticias)

Algunos de los objetos se utilizan hoy día.

Algunos de estos valiosos objetos se utilizan hoy día en las estancias de sus propietarios. Uno de los ejemplos es el encendedor en forma de huevo de la princesa Benedikte  ver en las fotos más abajo.

Otro es  la «charka» o vasija cilíndrica para bebidas alcohólicas en las cenas de gala. Todos han sido cedidos por sus propietarios, incluso los particulares, para esta exposición única en el mundo.

En la galería de fotos, al final de este artículo, se puede ver una selección de estas joyas y objetos, además de una corta descripción de cada uno. Las fotos se puede ampliar pulsando sobre las mismas, pero en la ampliación no se muestra el texto.

Acuden miembros de la realeza y la nobleza.

A la inauguración de esta exposición, que permanecerá abierta hasta el 25 de septiembre del 2016, acudió la princesa Benedikte, hermana de la reina Margarita II, y protectora del Museo de Koldinghus. De hecho, una buena parte de los objetos expuestos son de la propiedad particular de la princesa.

La princesa Benedikte de Dinamarca en el discurso de apertura. Al fondo, miembros de la familia real danesa y la nobleza. (Foto: © M.Mielgo - JM Noticias)

La princesa Benedikte de Dinamarca en el discurso de apertura. Al fondo, miembros de la familia real danesa y la nobleza. (Foto: © M.Mielgo – JM Noticias)

También se desplazó hasta Kolding su prima la princesa Elisabeth de Dinamarca, ya que también algunos de los objetos son suyos.

Otro de los miembros de la familia real danesa que cedió unas piezas para la exposición es el conde Ingolf, primo de la reina Margarita II, que acudió a Koldinghus con su esposa la condesa Sussi.

Desde Alemania llegaron miembros de la nobleza, como la duquesa Donata zu Mecklenburg von Solodkoff, descendiente de uno de los primeros reyes nórdicos, que estaba acompañada de su marido, Alexander von Solodkoff, y de dos de sus hijas; Thyra y Alix.

El castillo que quemaron los españoles.

Los daneses saben desde niños que un incendio destruyó el castillo de Koldinghus durante la noche del 29 al 30 de marzo de 1808 y que la culpa fue de un grupo de soldados españoles. Eran tiempos de guerra y Dinamarca se había aliado con Francia y España para luchar contra el enemigo que era Gran Bretaña.

Dos bandejas para el pan hechas de plata policromada al estilo ruso. Salero con tapa y otro sin ella en plata con dorados de oro y esmaltes. (Foto: © M.Mielgo - JM Noticias)

Dos bandejas para el pan hechas de plata policromada al estilo ruso. Salero con tapa y otro sin ella en plata con dorados de oro y esmaltes. (Foto: © M.Mielgo – JM Noticias)

Un destacamento de tropas españolas, que habían venido a ayudar a los ejércitos daneses, estaba acuartelado en el castillo. Como los soldados tenían frío, echaron más leña de la necesaria al fuego, lo que hizo que las maderas más cercanas se incendiaran.

«No se asuste señora, pero el castillo está ardiendo» (en danés “Forskræk Dem ej, men slottet brænder”). Fue con estas palabras, según cuentan los anales de la época, una sirvienta despertó a su señora a las cuatro y media de la madrugada del 30 de marzo de 1808.

Los encargados de mantener los fuegos de las chimeneas se dieron cuenta muy tarde de lo que sucedía. Las llamas se habían extendido a las vigas del edificio y no había posibilidad de apagarlo, sólo de salir corriendo para salvar la vida.

Salero de plata chapada en oro con esmaltes policromados y cantos acanalados. (Foto: © M.Mielgo - JM Noticias)

Salero de plata chapada en oro con esmaltes policromados y cantos acanalados. (Foto: © M.Mielgo – JM Noticias)

Dejen las cerillas y los mecheros en la entrada.

Desde su construcción en 1268 y hasta 1849, el castillo había sido propiedad de la Corona. A partir de finales de 1849 fue el Estado el que se hizo cargo de la ruina, pero ni unos ni otros tenían dinero para su reconstrucción.

Fue a principios de 1920 cuando se iniciaron los planes para convertirlo en archivo nacional, pero las guerras y la falta de recursos retrasaron todo.

Las millonarias obras de reconstrucción finalizaron 184 años después del incendio, en 1992,  pero fue en 1993 cuando el castillo recibió el premio Europa Nostra por su modelo de restauración.

Lo cierto es que cada vez que unos turistas españoles van a visitar Koldinghus, los guardas del castillo les dicen lo mismo en la puerta: «Por favor, dejen los encendedores y las cerillas fuera»

Aviso a televisiones, revistas y demás medios españoles que «fusilan» todo lo que encuentran. La copia de esta historia o el uso de su información sin permiso o previo pago de los derechos correspondientes se considerará un robo y será denunciado. Hacer esto ha llevado 3 días de trabajo, 250 fotos y 630 € de gastos. El precio de reproducción para vuestro medio es de 2.500 € incluidas 20 fotos. No está permitida la cita. ¡Trabajad en vez de copiar que hacer esto cuesta!

Galería de fotos de algunas de las joyas.

    © Copyright JM Noticias.com. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de esta página en cualquier medio comercial, ni siquiera citando la fuente. Todos los abusos serán denunciados sin excepción. Ver las condiciones de uso para blogs en el Aviso Legal.

Escribe un comentario

Importante: Los comentarios están moderados y puede que tarden en aparecer publicados. No se permiten insultos ni comentarios que no estén relacionados con el artículo. Por favor, evita escribir en mayúsculas y cuida la ortografía. Gracias.