Los medios españoles; ¡ni puñetera idea!

En «Hola» traducen el menú del banquete de la boda de Victoria de Suecia con el traductor de Google y excepto «Diez Minutos», todos los demás medios copiaron y publicaron informaciones erróneas del evento en Estocolmo.

© J.L. Lusón de la Serna – JM Noticias

La boda real en las revistas españolas. (Foto: portadas)

La boda real en las revistas españolas. (Foto: portadas)

No es ninguna novedad que los idiomas no son el plato fuerte de los españoles. Tampoco es novedad que los periodistas españoles que salen del politizado corral nacional para ir como borregos en manada a cubrir un evento en otro país europeo, donde no tienen acceso a los teletipos de la agencia «oficial» española ni está el comisario político de turno que les diga lo que tienen que escribir, suelen estar más perdidos que un pulpo en un garaje.

Pues esto es lo que pasó a los que fueron a Estocolmo para cubrir la boda de la princesa Victoria de Suecia. Muchos de ellos no estaban acreditados, porque como ya es habitual, llegaron tarde y el plazo se había cerrado semanas antes, así que no pudieron tener acceso a los lugares del evento.

Otros, más bien la mayoría, ni se molestaron en informarse de la historia y sobre todo de los detalles del acontecimiento, que durante tres días ocupó la atención informativa de los medios venidos de casi todos los países del mundo.

¿Para qué se iban a esforzar cuando lo que suelen hacer es usar los teletipos de las agencias o copiar lo que publican los demás en Internet?

Pues resulta que en Estocolmo se encontraron que toda la información estaba, lógicamente, en sueco y en algunos casos en inglés. Se trataba de una Boda Real y como la mayoría no tenía ni puta idea de idiomas, ni de protocolos, ni de tradiciones y mucho menos de las costumbres del país, a pesar que España es un patio de cotillas, se dedicaron a copiar lo que publicaba «Hola» en su web, que a su vez copiaba de medios locales suecos, pero todo ello traducido por medio de Google, cuyos resultados ya se sabe que dejan mucho que desear.  ¿A qué fueron allí?

Excepto la revista «Diez Minutos», cuyos textos fueron elaborados con informaciones propias de su corresponsal en Escandinavia, y también el periódico ABC, que también tiene su corresponsal en Suecia, todos los demás copiaron y usaron lo que publicaba «Hola» y la agencia EFE, con todos los errores que contenían, porque de otra manera no se enteraban de nada.

Menú en sueco publicado en la web de la Casa Real de Suecia.

Menú en sueco publicado en la web de la Casa Real de Suecia.

El nombre inventado de la iglesia

La primera metedura de pata fue el nombre de la iglesia, que alguien debió inventarse y todos los demás repitieron en base al efecto «borrego», tan arraigado en el periodismo español.

El  templo fue construido en el año 1250 y aunque el documento que prueba su existencia es de 1279, desde el siglo XVII se llama «Storkyrkan», que quiere decir Iglesia Grande o Gran Iglesia.

En 1942, la llamada «Storkyrkan» dejó de ser una iglesia y pasó a convertirse en la «Catedral de Estocolmo». En las invitaciones de boda de la Casa Real se cita el templo como «Storkyrkan».

Ahora bien, ¿fue «Hola» o EFE quien se inventó el nombre de «La Iglesia de San Nicolás» que todos los demás repitieron y siguen repitiendo como cotorras? ¿Y quién fue el lumbreras que dijo que es de estilo gótico?  Un poco de cultura general, ¡por favor!

Así, y uno tras otro, los errores e informaciones sin base alguna o falsas sobre lo que se conoce como «la boda del siglo», aparecieron y siguen apareciendo publicadas sin ningún pudor en los medios españoles.

Cantidades y datos inventados.

Otro de los errores generalizados fue afirmar, como lo ha hecho «Hola», que el gasto del evento fue de 20 millones de Euros, cuando en realidad se trataba de DOS millones de Euros. En Suecia un Euro son casi 10 Coronas suecas y por tanto, la cantidad en coronas debería convertirse en Euros y no multiplicar por diez. ¿Pero es que en Hola tampoco saben dividir por 10?

Lo mismo pasa con la palabra «Slott», que en sueco significa castillo, pero para «Hola» y los demás que le copian es «palacio». ¿Tampoco se dieron cuenta que los edificios medievales de reyes o nobles nórdicos son castillos o fortalezas y que los palacios no existen en Escandinavia?

Pues en «Hola» califican también como «palacio» a la casona de una granja noruega, que es la residencia privada los príncipes herederos, a pesar que allí cultivan las tierras de la finca y tienen un establo con vacas lecheras de su propiedad. ¿Y los demás qué hacen? Pues si «Hola» dice que un «palacio» todos ponen lo mismo. Para qué se van a molestar sin son una panda de inútiles ignorantes.

¿Barcaza?… pues no, es una chalupa

Otra de las estupideces, porque no se puede decir que esto sea un error, es cuando «Hola» y los demás medios cuentan que la pareja de novios paseó «en la barcaza real por la bahía de Estocolmo».

Lo primero de todo es que no se trata de una barcaza sino una chalupa, que así se llama a este tipo de naves en términos marítimos internacionales. En sueco se dice «slup», en inglés «sloop» y en este caso, se trata de la famosa «Vasaorden» (Kungaslup o Chalupa Real).

Además en Estocolmo no hay bahía. La ciudad está situada sobre 14 islas en la desembocadura del lago Mälaren (de agua dulce y el mayor de Suecia) al Mar Báltico. Es lo que llaman «Stockholms skærgård» (el archipiélago de Estocolmo), que tiene 24.000 islas e islotes. Y fue por ahí, por entre las islas e islotes por donde navegaron. ¿Tanto costaba mirar un folleto turístico para enterarse?  ¡Oigan!…que están en español.

La traducción del menú del banquete hecha con Google

Pero lo más vergonzoso de todo lo que se ha publicado sobre la boda de Victoria de Suecia en el «Hola», que otros medios españoles han copiado, es la traducción del menú del banquete nupcial. Un claro ejemplo de que el conocimiento de idiomas, aunque sea inglés de restaurante, brilla por su ausencia.

La Casa Real sueca informó en su página web, pero en sueco, de la composición del menú. Por medio de un email también se informó en inglés a los periodistas acreditados en Estocolmo.

El texto oficial del menú en inglés es el siguiente:

Norway lobster from the west coast, served with summer truffles and truffle caviar, citrus marinated farmed cod on a bed of flowers with cucumber jelly and chilled green pea soup with Kalix whitefish roe.

Landö char with herb coating, poached quail egg, green asparagus and beetroot from Gotland, served with a nettle and ramsons sauce.

Sirloin of veal from Stenhammar with roasted shallot crisps, potato gratin with Allerum cheese, tomato terrine, carrots cooked with thyme in a white cabbage and tarragon gravy.

Strawberry mousse with rhubarb centre and vanilla ice cream in white chocolate

Ahora bien, si introducimos este texto en el traductor automático de Google (ver foto debajo), obtenemos como resultado un refrito de palabras que forman frases o ingredientes sin mucho sentido.

Captura de pantalla de la traducción hecha con Google. (Foto: captura)

Captura de pantalla de la traducción hecha con Google. (Foto: captura)

Y  el resultado, exactamente  igual a lo que sale en Google, es lo que «Hola» ha publicado en su web.

Captura del texto del menú de la boda que publicó Hola. (Foto: captura)

Captura del texto del menú de la boda que publicó Hola. (Foto: captura)

Si hubieran tenido un poco de sentido común y un mínimo conocimiento del inglés, algo que en «Hola» y los demás medios han demostrado no tener, el menú del banquete en español sería el siguiente.

Cigalas de la costa oeste de Noruega servidas con trufas de verano y caviar trufado, escabeche de bacalao marinado con cítricos sobre una salsa de compota de pepino y sopa fría de guisantes verdes con huevas de pescado blanco Kalix

Trucha de río con hierbas aromáticas, huevos poché de codorniz, espárragos verdes y remolacha de Gotland, servido con una salsa de ortigas y ramsó

Solomillo de ternera de Stenhammar con chalota asada, patatas gratinadas con queso de Allerum, terrina de tomate, zanahorias cocidas en timia y col en salsa de estragón.

Musé de fresas con centros de ruibarbo y helado de vainilla con chocolate blanco

Y las televisiones robando los vídeos en Internet

Las televisiones en España, comerciales y públicas, no se quedan atrás en copiar o inventarse cosas. Los programas del corazón repitieron los mismo errores y estupideces sin sentido que copiaron de «Hola», pero además emitieron vídeos que habían sido copiados o robados a los medios suecos en Internet.

Todo ello se hizo para no tener que pagar los derechos de emisión que deberían, si tuvieran un poco de ética profesional. Esto es una practica que también utilizan a diario con los vídeos que descargan de YouTube sin permiso de sus autores.

En uno de estos programas del corazón, el degradado «Gente» de TVE, se emitió el lunes 21 de junio un vídeo grabado por la televisión del diario sueco Aftonbladet, el único medio acreditado con vídeo que estaba en el «pool» de una calle concreta de Estocolmo.

En «Gente» decían que eran imágenes de un vídeo aficionado, para así justificar su procedencia, mientras aparecía el logo de Aftonbladet TV en la esquina derecha de la pantalla. ¿Pidieron permiso al periódico Aftonbladet para emitirlo o le pagaron los derechos?… Se admiten apuestas y, ¡oigan!, que esto lo hizo la pública, porque ¿se imaginan lo que roban las privadas?

Más de 3.000 periodistas de todo el mundo en Estocolmo.

El Ministerio de Exteriores sueco acreditó un total de 2.500 periodistas, de los cuales poco más de un millar eran de medios extranjeros. Los alemanes con más de 600 enviados eran los más numerosos, seguidos de los noruegos con unos 200. Los españoles con acreditación fueron sólo 42. A estos hay que añadir los que se quedaron fuera de plazo por no acreditarse a tiempo, como la mayoría de los que decidieron viajar a la capital sueca en el último momento. Creen que se trata de unos 500 más. Lo cierto es que fueron en total más de 3.000 periodistas, fotógrafos y técnicos los que cubrieron el evento durante los tres días de actos.

Pero lo más importante fue que 18 canales de televisión extranjeros retransmitieron la señal que ofrecía la SVT (televisión pública sueca), de los cuales 7 lo hicieron en directo durante las 9 horas seguidas del sábado. Hay que añadir también a otros equipos de reporteros y cámaras de televisiones y agencias extranjeras, que enviaron sus reportajes grabados desde Estocolmo. ¿Y qué hicieron las españolas?

Récord de audiencia.

Alrededor de 100 millones de personas en todo el mundo vieron imágenes de la ceremonia del enlace real por televisión. ¿Y en España? Pues a pesar de estar en Europa y sabiendo que el material de una boda de este calibre «vende» entre la audiencia de un fin de semana, los informativos de las televisiones españolas emitieron algunas «colas» que recibieron por agencias, aparte de las entradas a oscuras que hicieron sus enviados no acreditados, que no se enteraban de lo que estaba pasando.

    © Copyright JM Noticias.com. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de esta página en cualquier medio comercial, ni siquiera citando la fuente. Todos los abusos serán denunciados sin excepción. Ver las condiciones de uso para blogs en el Aviso Legal.

Comentarios de los lectores (7)

  1. Manuel Guisande

    Con casi 30 años en la profesión… os lo juro que me creo que existe América porque con Colón no fue ningún periodista.

Escribe un comentario

Importante: Los comentarios están moderados y puede que tarden en aparecer publicados. No se permiten insultos ni comentarios que no estén relacionados con el artículo. Por favor, evita escribir en mayúsculas y cuida la ortografía. Gracias.