La vergüenza de los pesqueros españoles

Noruega demuestra la piratería de pesqueros españoles en aguas del Ártico mientras políticos españoles marean la perdiz reviviendo una antigua reclamación jurídica.

© Miguel Mielgo – JM Noticias

Mientras funcionarios y políticos del Gobierno socialista español insistían que el «F/V Garoya Segundo», uno de los dos pesqueros españoles detenidos en Noruega por pescar en la zona protegida del archipiélago de Svalbard, era un «barco de investigación científica autorizado para realizar estudios en la zona», los inspectores de los guardacostas noruegos hacían públicas las imágenes de la carga del buque.

Los inspectores noruegos revisan la bodega del «F/V Garoya Segundo» con las miles de cajas de pescado ilegal. (Foto: Kystvagten) - PULSAR PARA AMPLIAR -

Los inspectores noruegos revisan la bodega del «F/V Garoya Segundo» con las miles de cajas de pescado ilegal. (Foto: Kystvagten) – PULSAR PARA AMPLIAR –

Unas fotos que demostraban, sin ningún tipo de duda, todo lo contrario que decía el Gobierno de España. En las fotos de la bodega del barco se podían ver las miles de cajas de pescado ilegal congelado y con marcas de empresa, listas para ser comercializadas.

Las mentiras del ministerio.

Nada más saltar la noticia de la detención de los pesqueros españoles, el Ministerio de Asuntos Exteriores lanzó su clásica cortina de humo en los medios que controla en España.

Desde el ministerio se aseguraba que el arrastrero gallego F/V Garoya Segundo había sido detenido ilegalmente cuando estaba realizando una misión financiada por la Secretaría General de Pesca y el Centro Superior de Investigaciones Científicas de España.

Una afirmación que rápidamente fue desmentida por las autoridades noruegas, mostrando ante las cámaras de la NRK, la televisión pública de este país, los documentos de autorización para la supuesta pesca científica que aludía España.

Resulta que se trataba de un permiso temporal de un mes de validez, concedido por este país nórdico para efectuar lo que llaman «una captura experimental de hasta 200 toneladas» y no un permiso de investigación científica.  Además, esta autorización había caducado el cuatro de noviembre pasado, dos semanas antes del arresto del buque.

El pesquero «F/V Monte Meixueiro» cuando fue detenido por los patrulleros noruegos. (Foto: Kystvagten)

El pesquero «F/V Monte Meixueiro» cuando fue detenido por los patrulleros noruegos. (Foto: Kystvagten)

Una interpretación distinta de algo olvidado

Políticos y funcionarios españoles interpretan el Tratado Internacional de Svalvard de forma muy peculiar y distinta a los noruegos y resto de los países del mundo.

Se trata de un tratado que España no firmó en su día, aunque las autoridades españolas dicen que después se han unido, pero no muestran los documentos.

En el artículo 2 de este Tratado se pueden leer, de forma clara y concisa, que «Noruega es libre de mantener, tomar o decretar medidas adecuadas para asegurar la preservación y, si es necesario, la reconstitución de la fauna y flora de estas regiones y sus aguas territoriales, quedando bien claro que estas medidas deben ser siempre aplicadas sin excepciones a los nacionales de las Altas Partes Contratantes, sin hacer ninguna excepción, privilegio o favor, directo o indirecto en favor de alguna de ellas»

Las autoridades españolas empezaron por no reconocer la validez del Tratado en este caso, mientras buscaban otras formas de desviar la atención del cogollo de la cuestión, que no deja de ser un acto de piratería y pesca ilegal, practicada por dos pesqueros españoles con el conocimiento y aprobación de las autoridades del Gobierno socialista de España.

Después se pasaron al postulado que Noruega no tenía jurisdicción en estas aguas, aunque el tratado demuestra lo contrario, y terminaron rechazando el derecho noruego a controlar esta zona marítima.

El «F/V Monte Meixueiro» arrojaba pescado al mar por una compuerta para que los inspectores no tuvieran pruebas de la pesca ilegal. (Fotos: Kystvagten)

El «F/V Monte Meixueiro» arrojaba pescado al mar por una compuerta para que los inspectores no tuvieran pruebas de la pesca ilegal. (Fotos: Kystvagten)

Los políticos españoles, todo por aquello de ponerse la medalla y salir en la foto, fueron a Bruselas a buscar el apoyo corporativo de los socios comunitarios al hecho que, según ellos, Noruega no puede detener a los pesqueros y que éstos deberían ser juzgados en España.

Esto es algo que Noruega no acepta de ninguna manera, ya que ni es un país miembro de la UE ni nadie le puede exigir que lo haga.

Los nórdicos tienen el apoyo de Islandia y de las Islas Faroe, porque estos dos países no forman parte de la UE y tampoco están obligados a seguir el código de compañerismo del club político europeo.

España trató por todos los medios de marear la perdiz tirando balones fuera, al tratar de centrar el asunto de la pesca ilegal en unas competencias jurídicas que antes nadie había tenido en cuenta. Todo ello con la intención de que no se notara el hecho que los dos arrastreros pescaban ilegalmente y además, uno de ellos, el Garoya Segundo, subvencionado con dinero público de la Xunta de Galicia, que utilizaba como tapadera un permiso de pesca experimental caducado.

La censura a los medios

Lo más curioso de todo es que las informaciones que llegaban desde Noruega se contradecían con las «oficiales españolas». Y es que los funcionarios del Ministerio de Exteriores español se dedicaron a llamar por teléfono a los medios de comunicación españoles, para asegurarles que «España sí había firmado el tratado de Svalbard», pero sin decir ni cuándo ni dónde o si era una mera «aceptación» del compromiso sin participación activa. Es más, ni tan siquiera facilitaron sus nombres, ni otro tipo de documentación del asunto como lo hicieron los noruegos en sus informaciones.

Con el control y presión política que existe en España sobre los medios de comunicación, que más bien se puede calificar como una descarada censura digna de tiempos pasados, se conseguía que todos se ciñeran a la «versión oficial española», publicando una información manipulada, pero muy conveniente para el Gobierno español, tal vez por aquello de no perder los votos.

Mapa de la zona protegida del archipiélago de Svalbard, en el Ártico noruego. (Foto: ilustración)

Mapa de la zona protegida del archipiélago de Svalbard, en el Ártico noruego. (Foto: ilustración)

Donde dije digo, ahora digo diego

En Noruega, sin embargo, ni se afirma ni se niega nada sobre las declaraciones españolas. Para los noruegos lo único cierto es que pescar pequeñas cantidades autorizadas es una cosa y otra llevar la bodega del barco llena de cajas de pescado bajo la excusa que es para realizar un estudio de la especie como plantean en España.

Por mucho que las autoridades españolas alcen sus voces de protesta ante los organismos internacionales, los noruegos tienen muy claro que los dos pesqueros han sido detenidos por pesca ilegal en aguas del Ártico y, por tanto, han cometido un delito muy grave y deben pagar por ello.

Lo que en este país nórdico no deja de sorprender es que las autoridades españolas pongan el grito en cielo por el arresto de los barcos, reclamando las competencias jurídicas para hacerlo, pero sin hacer la más mínima defensa de los actos de pesca ilegal realizados, o más bien de “piratería” (así le llaman en Noruega), que en realidad no deja de ser el motivo principal del conflicto.

«España no ha presentado ninguna defensa sobre lo que han hecho los barcos, pero sí cuestiona el derecho de Noruega a realizar los controles» dijo el sorprendido Ministro de Exteriores noruego, Jonas Gahr Störe, a lo medios de su país.

Lo que en España no entienden es que el asunto ya está en manos de la Policía noruega que, al contrario de lo que piensen los políticos españoles, no está bajo el control político como en España y se limita a hacer cumplir las leyes, sancionando a los infractores.

Por este motivo, las autoridades decidieron que el «F/V Garoya Segundo», que estaba atracado en el puerto de Longyearbyen, en el archipiélago de Svalbard, debería sería escoltado hasta el puerto de Troms, en el norte de Noruega, donde también se encuentra detenido el «F/V Monte Meixueiro».

En este puerto se descargará la carga de ambos pesqueros con el fin de saber exactamente cuántas toneladas de pescado ilegal llevaban a bordo y después, la Policía impondrá la sanción. Caso que la multa no sea aceptada y pagada, el caso pasará a los tribunales de ordinarios de Justicia, que son los que dictarán sentencia.

Pruebas de fotos y vídeo

Los inspectores que trabajan a bordo de las patrulleras de los guardacostas noruegos graban en vídeo y toman fotos de todas las operaciones de abordaje e inspección que realizan.

En el vídeo aquí debajo se puede ver como uno de los pesqueros arroja al mar las capturas para que los inspectores no tengan pruebas. Este vídeo ha sido facilitado por Kystvagten (Guardacostas de Noruega) que si prefieres, lo puedes descargar aquí (1,1 MB – 13 sgs – Formato MP4)

Según un portavoz de la Armada noruega, los dos pesqueros detenidos estaban siendo vigilados en los últimos días. «Hemos recibido y tenemos informaciones muy concretas sobre lo que estaban haciendo y además, todos los barcos que pescan en esta zona protegida llevan a bordo un sistema de localización. Podemos seguir con precisión todos sus movimientos y podemos saber todo lo que están haciendo» dijo Steve Olsen, jefe del Escuadrón de Guardacostas Norte. «Que se trata de un caso importante no me cabe duda. Estamos hablando de un delito muy grave contra el medio ambiente» añadió Olsen.

Por otra parte, Reidar Nilsen, presidente de la influyente Norges Fiskarlag (La Cofradía de Pescadores de Noruega) dijo que «los españoles se comportan como piratas del mar» y calificó de «un delito realizado al amparo de la oscuridad» la actuación de los dos pesqueros.

El teatro de los políticos

También es vergonzoso que tanto los funcionarios del Gobierno español, como el resto de las autoridades españolas, se empeñan en vender la imagen guapa de una actuación en defensa de los pesqueros, alegando su peculiar interpretación de los acuerdos internacionales de los que España ni tan siquiera forma parte, y todo con el fin de tapar delitos contra el medio ambiente en otro país, cometidos por barcos que están subvencionados con dinero público español.

El fletán azul es una especie protegida y los dos barcos pescaban en una zona, que también se encuentra bajo protección internacional. Aquí no hay nada que tapar. Lo que hay que hacer es tomar medidas para que esto no se repita, pero ¿de verdad interesa a los políticos hacerlo o es que lo están permitiendo?

362 toneladas de pescado ilegal en un sólo barco

La Policía de Troms comprobó, tras finalizar la descarga del «F/V Monte Meixueiro», que el barco llevaba a bordo un total 362 toneladas de fletán azul capturado de forma ilegal. Además, en la obligatoria bitácora de capturas, el patrón sólo habían anotado cantidades inferiores a los 500 kilos. El total de la carga capturada es de 433 toneladas.

Según la NRK, la televisión pública noruega, en las bodegas del pesquero se han hallado otras cantidades de otras especies de pescado, pero sin importancia. Esto prueba, dice la NRK, que todas las anotaciones de la bitácora son erróneas y que han sido manipuladas.

Así pues, y en base a una práctica legal, que además se aplica habitualmente en estos casos y que ha sido recomendada por el fiscal del Estado noruego, el pesquero podrá irse libremente de Noruega, llevando la carga ilegal de pescado a bordo, en el mismo momento en que la Policía obtenga los avales bancarios que sirvan para garantizar el pago de la sanción.

Teniendo en cuenta que el valor de las capturas ilegales y otros cargos, se estima que la multa alcanzará en el caso del «F/V Monte Meixueiro», en un millón y medio de Euros.

Los datos del arresto

El «F/V Garoya Segundo» fue detenido por la patrullera noruega K/V Svalvard el domingo 20 de Noviembre del 2005 por la tarde. Ocurrió dentro del Isfjorden (Fiordo de Hielo) del archipiélago de Svalvard, cuando faenaba de forma ilegal en esta zona. El arrastrero fue escoltado hasta el puerto de Longyearbyen, en la isla de Spitsbergen.

El comunicado hecho público por la Armada noruega dice que el barco fue detenido «bajo sospecha de pescar ilegalmente cantidades muy superiores a las 100 toneladas de fletán azul», algo que, según las autoridades de este país «constituye un delito muy grave contra el medio ambiente».

El patrón del «F/V Garoya Segundo» también ha sido denunciado por dar información incorrecta a la Dirección General de Pesca de Noruega y por manipular la bitácora de capturas. Todo esto mientras faenaba «realizando una supuesta misión científica de estudio en la zona», según las autoridades españolas.

El arrastrero vigués «F/V Monte Meixueiro», que había sido detenido en la madrugada del sábado 19 de Noviembre por la patrullera K/V Nordkapp, se resistió a poner rumbo a puerto tras el arresto y tuvo que ser remolcado por los guardacostas K/V Nordkapp y K/V Harstad.

El pesquero se encuentra desde el lunes por la mañana atracado en el puerto de Troms, al norte del país, donde el jefe de Policía de la ciudad se ha hecho cargo del caso. Las autoridades acusan a este pesquero de pesca ilegal de fletán azul y de arrojar el pescado por la borda para evitar el control de los inspectores.

En las imágenes emitidas por las televisiones de toda Europa se puede ver cómo en el momento de la detención en alta mar, la tripulación del «F/V Monte Meixueiro» arrojaba grandes cantidades de pescado al mar, a través de una compuerta situada en la parte de babor del casco de la nave. Ver vídeo arriba

Las autoridades informaron que el patrón del «F/V Monte Meixueiro» reconoció más tarde los hechos. Sin embargo, el capitán del «F/V Garoya Segundo» guardó silencio y se negó a contestar.

Financiados con dinero público.

Según la organización Oceana, uno de los buques detenidos, el «F/V Monte Meixueiro», pertenece a la empresa viguesa Valiela S.A, la cual ha recibido del Gobierno gallego más de 15 millones de euros en subvenciones, ayudas y créditos especiales. Ver también: – Piratería financiada con dinero público

    © Copyright JM Noticias.com. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de esta página en cualquier medio comercial, ni siquiera citando la fuente. Todos los abusos serán denunciados sin excepción. Ver las condiciones de uso para blogs en el Aviso Legal.

Escribe un comentario

Importante: Los comentarios están moderados y puede que tarden en aparecer publicados. No se permiten insultos ni comentarios que no estén relacionados con el artículo. Por favor, evita escribir en mayúsculas y cuida la ortografía. Gracias.