Así se hizo y así pasó todo

El «making of» de la entrevista exclusiva y en directo con Juan López de Uralde, director de Greenpeace España, conseguida en Copenhague antes que ningún otro medio del mundo.

© Miguel Mielgo – JM Noticias

Imagen de la entrevista en directo desde Copenhagie con Juan López de Uralde (Foto: Captura TV - © JMNoticias)

Imagen de la entrevista en directo desde Copenhagie con Juan López de Uralde (Foto: Captura TV - © JMNoticias)

A las 11 de la mañana del 7 de Enero, los telespectadores del programa «Espejo Público» que emite la cadena Antena 3 TV, pudieron ver las imágenes de una entrevista exclusiva y en directo desde la bodega del buque «M/S Rainbow Warrior, atracado en uno de los muelles del centro de Copenhague.

Eran las primeras declaraciones de Juan López de Uralde, el director de Greenpeace España y conocido familiarmente como Juatxo, después de haber sido puesto en libertad provisional con cargos tras pasar 20 días de cárcel, en régimen de aislamiento, en el penal de Vestre Fængsel de Copenhague.

Juantxo, junto con la noruega Nora Christiansen, el suizo Christian Schmutz y el holandés Joris Thijssen, además de otros 5 miembros de la organización ecologista Greenpeace, fueron los que el 17 de Diciembre del año pasado consiguieron entrar en la Sala de Caballeros del Castillo de Christiansborg, sede del «Folketing»  (Parlamento danés), cuando la reina Margarita II de Dinamarca ofrecía allí una cena de gala a los 192 Jefes de Estado y de Gobierno que asistían a la Cumbre del Clima (COP15) en la capital danesa.

Los cuatro activistas, ya libres, en la rueda de Prensa que se celebró en la bodega del barco de Greenpeace, el M/S Rainbow Warrior (Foto: MM - ©JMNoticias)

Los cuatro activistas, ya libres, en la rueda de Prensa que se celebró en la bodega del barco de Greenpeace, el M/S Rainbow Warrior (Foto: MM - ©JMNoticias)

Los cuatro fueron detenidos de inmediato, después que Juatxo y Nora desplegaran unas pancartas en la entrada del salón del castillo, pidiendo a los políticos que llegaran a un acuerdo sobre el clima mundial. 

Por orden judicial fueron encarcelados durante 3 semanas a la espera de que la Policía finalizara la investigación de los hechos, acusados de un delito de allanamiento, otro de suplantación de identidad y un tercero de falsificación de documentos.

Esta es la historia del «making of», es decir lo que se tuvo que hacer y cómo se hizo para poder entrevistar a Juatxo nada más salir de la cárcel, y antes que lo hiciera algún otro medio de comunicación de todo el mundo.

Al final del artículo puede ver el vídeo (acortado) del resultado y también puedes pulsar en las fotos para ampliarlas.

Pero antes una explicación. Seguramente no faltará quien lea esta historia y diga que contar lo que pasó es sólo una forma de autobombo del autor. Pues sí, es verdad, no hay que negarlo, pero también se debe decir que los lectores y televidentes no tienen la más remota idea de las vicisitudes por las que tienen que pasar a diario los pocos periodistas españoles que están en el extranjero tratando de realizar estos trabajos y, sobretodo, tratar de sobrevivir como «corresponsales free lance» de los medios de comunicación españoles. Este es el oficio peor pagado del mundo y el más desagradecido.

El famoso M/S Rainbow Warrior, atracado en el muelle de Havnegade (Calle del Puerto) donde se realizó la entrevista y posterior rueda de Prensa (Foto: MM - ©JMNoticias)

El famoso M/S Rainbow Warrior, atracado en el muelle de Havnegade (Calle del Puerto) donde se realizó la entrevista y posterior rueda de Prensa (Foto: MM - ©JMNoticias)

6 de enero del 2010

Son las 17:05 de la tarde y llevaba pegado al teléfono desde por la mañana. Me habían llegado rumores de que Juantxo y los otros tres detenidos iban a ser puestos en en libertad.

No había información ni confirmación oficial. Mis colegas de los medios daneses estaban en la misma situación. Michael E, del periódico danés Ekstra Bladet, seguía el caso de cerca y me decía que «estaba al caer» pero que «niente confirmed»

18:10 – También Birgitte S, de Greenpeace Dinamarca, me decía que ni la Policía ni el Juzgado les había avisado de la salida. En la organización ecologista todos estaban en «stand by» a la espera de algo concreto sobre la decisión judicial.

A ellos también les había llegado el rumor de que los detenidos saldrían de la cárcel un día antes de ser presentados otra vez ante el juez, pero porque habían entregado a la Policía los nombres de los otros cinco activistas que participaron en la movida en el castillo de Christiansborg. De esta manera, la Policía danesa ya podía dar por finalizada la investigación y así el juez podía decretar la libertad provisional de los cuatro detenidos, aunque con cargos.

La bodega del M/S Rainbow Warrior estaba hasta el techo de cámaras, cables y periodistas (Foto: MM - ©JMNoticias)

La bodega del M/S Rainbow Warrior estaba hasta el techo de cámaras, cables y periodistas (Foto: MM - ©JMNoticias)

18:20 – Llamo a María Jesús de informativos de A3 TV y le cuento lo que hay. Pero ella me dice que en el Canal 24 horas de TVE  ya cuentan que ya les han soltado. Todo apunta a que la orden ya había sido dada, pero en ese momento lo único cierto era que ninguno de los cuatro había salido de la cárcel.

18:23 –  Llamo de nuevo a Birgitte S y me dice que ella está casi llegando a la puerta del Vestre Fængsel, el edificio de la prisión donde están los internados. Me dice también que no me ha llamado porque nada más colgar, todos los miembros de Greenpeace que estaba en la sede salieron corriendo hacia la prisión. Había saltado la alarma de que ya estaban fuera, pero hasta que ella no les viera salir por la puerta no le daba crédito.

18:26 –  Mientras hablamos por teléfono, oigo aplausos y gritos de fondo. Es entonces cuando BS  me dice que es verdad, que ya salen, que los está viendo y que se va corriendo a darles un beso. Le digo que hablamos luego y colgamos.

18:28 – Hablo de nuevo con MJ de A3tv y le confirmo que Juantxo ha sido puesto en libertad a las 18:26. Hay que ir a Copenhague a por la entrevista y sobretodo conseguir sus primeras declaraciones antes que nadie.

Juantxo, en medio de dos de sus colegas, atiende a los preguntas de la Prensa (Foto: MM - ©JMNoticias)

Juantxo, en medio de dos de sus colegas, atiende a los preguntas de la Prensa (Foto: MM - ©JMNoticias)

18:45 – Llamo a Birgitte S y le pregunto si los liberados van a decir algo más tarde. Me dice que no, que ninguno de los cuatro hablará con periodistas hasta el día siguiente.  Será a las 11:30 de la mañana, en la rueda de prensa que tendrá lugar en el muelle que está en Havnegade (Calle del Puerto), donde se encuentra atracado el «M/S Rainbow Warrior», el buque insignia de la organización ecologista. Le pido que pregunte a Juantxo si podemos hablar antes. Quedamos que ella me llama.

19:00 –  Mientras espero la contestación de BS, las llamadas se suceden una detrás de otra. Los teléfonos no paran. Hablo con producción y edición de A3tv en Madrid, con los productores de la «terrena» (la unidad móvil para enviar por satélite) de Overon, con el cámara y el operador en Suecia… ¡con todos!

Hay que tener todo listo para estar en Copenhague antes que nadie y entrar en directo al día siguiente. Pero cada uno de los involucrados está en un lugar distinto, a muchos kilómetros de distancia. Lo peor es que hace mal tiempo. Hay tormenta de nieve en el norte y frío, mucho frío.

Aquí no hay sitio para moverse y se pueden contar hasta 22 cámaras de televsiones y agencias de todo el mundo (Foto: MM - ©JMNoticias)

Aquí no hay sitio para moverse y se pueden contar hasta 22 cámaras de televsiones y agencias de todo el mundo (Foto: MM - ©JMNoticias)

19:40 – En Madrid me dicen que la entrevista se emitirá en directo en el programa «Espejo Público»,  pero que tiene que ser a las 11:00  y no a las 11:15 como habían previsto.

Aviso a BS y primero me confirma que Juantxo acepta darme una entrevista en exclusiva antes de la rueda de Prensa, pero que estará en el barco a las 10:45 y no antes. Esto quiere decir que me quedan sólo 15 minutos de colchón por si algo sale mal.

21:00 – Después de confirmar a todos y cada uno de los involucrados que ya tenemos la entrevista pactada y la hora exacta, hay que poner en marcha todo para estar allí a tiempo. 

Tengo que salir de casa a las 2 de la madrugada para poder coger el tren nocturno a Copenhague. Hay tormenta de nieve en el norte que avaza hacia el sur y a estas horas de la madrugada la temperatura es de 9 grados bajo cero.

En coche sería imposible. El viaje es de un mínimo de 4 horas y media y tengo que llegar a tiempo hacer todos los preparativos. Compro el billete por Internet, pero sólo hay plazas sin asiento. Empiezo a dejar cosas hechas y consigo relajarme un rato en el sofá cerca de la 1 de la madrugada del jueves.

Jueves 7 de Enero

02.00 – Me voy a la estación en coche sin haber podido pegar un ojo. En los tres kilométros de recorrido entre dunas de nieve me encuentro a tres quitanieves trabajando. Por suerte me dejan adalantarles y llego con el tiempo justo al apeadero local. Los 100 metros desde el «parking» hasta el anden se hacen interminables. El frío, que con el viento hace descender la temperatura, es insoportable. Son 9 grados pero parece que fueran 15 o 20 bajo cero. Hacía muchos años que no había hecho tanto frío en Dinamarca.

La rueda de prensa se hizo en tres idiomas; danés, inglés y español (Foto: MM - ©JMNoticias)

La rueda de prensa se hizo en tres idiomas; danés, inglés y español (Foto: MM - ©JMNoticias)

Llega el tren de cercanías y en media hora estoy en Aarhus. En el andén tengo que esperar más de una hora y media por el «intercity» que va a Copenhague. La cubierta de los andenes hace de túnel y el viento entra con más fuerza. El termómetro marca los 10 bajo cero. Llega el tren y se llena de gente. Tengo suerte y consigo asiento, pero la calefacción apenas se nota.

06.00 – El tren va abarrotado de pasajeros. Todos han dejado el coche en casa. Trato de dar unas cabezadas y dormir, pero es imposible.  A los pasajeros de clase «business» nos dan lo que llaman «morgenmad» (desayuno). Es un pequeño bollo de pan fresco pero frío, casi tan frío como en el exterior, y dos lonchas de queso. El café, en termos, hay que ir a buscarlo a una esquina al final del vagón. Esto parece Rusia en los 70, pero aquí se paga muy caro. Tras hacer cola, consigo el café en vaso de plástico. Está templado y sabe a perros. 

08:10 –  Llegamos a Nyborg y antes de pasar por el túnel que cruza el mar por debajo del estrecho del Gran Belt, el tren se para. Después de media hora de espera anuncian por los altavoces que tenemos que cambiar de convoy. Algo se ha estropeado y ahora se duplica la cantidad de pasajeros. Muchos tienen que ir de pie el resto del trayecto. He vuelto a tener suerte y he podido conseguir asiento. Pero más vale llegar así a Copenhague que quedarse en un anden a 10 grados o más bajo cero y nevando.

La lanzadera para emitir estaba aparcada delante de una duna de nieve y desde ahí se controlaba las señales que se enviaban al satélite (Foto: MM - ©JMNoticias)

La lanzadera para emitir estaba aparcada delante de una duna de nieve y desde ahí se controlaba las señales que se enviaban al satélite (Foto: MM - ©JMNoticias)

09:40 – Por fin en Copenhague y sólo con 15 minutos de retraso a pesar de los problemas y el tiempo. Salgo a buscar un taxi y, horror, una cola de casi 100 metros de gente esperando en la parada de la estación central.

Parce que se mueve rápido y después de casi 20 minutos, pero temblando de frío, me toca el taxi furgoneta. La calefacción al menos funciona y llego a Havnegade (Calle del puerto), donde puedo ver el barco. Son las 10:10 de la mañana.

10:12 – Busco a Marcus S, el cámara sueco que ya está extendiendo los cables. En la «terrena» (la unidad móvil) está Jan B, el operador, también sueco, buscando el satélite y ajustando las frecuencias de conexión.

Los dos habían llegado a las 9:30 desde Malmø, en Suecia, al otro lado del estrecho del Sund. Por teléfono, desde Madrid, me dice Oscar H, el cordinador de la transmisión, que Igor C, el productor, no llega a tiempo para el primer directo, o sea que para la entrevista me tengo que encargar de todo.

10:15 – Me dice Marcus S que ha habido un problema de comunicación. Le habían dicho que la rueda de prensa sería en el exterior, pero resulta que los daneses de la TV2, que también están allí, le dicen que es dentro del barco, en la bodega. Confirmo con el danés y viendo el tamaño del buque me pregunto dónde iba a meter a toda la gente que iba a venir al evento.

En el M/S Raibow Warrior parece que todo está tranquilo, pero en la bodega del barco la actividad es frenética (Foto: MM - ©JMNoticias)

En el M/S Raibow Warrior parece que todo está tranquilo, pero en la bodega del barco la actividad es frenética (Foto: MM - ©JMNoticias)

Teniendo en cuenta el frío, sobretodo con el viento cuyo efecto frigorífico hace que la temperatura descendida aún más, nos íbamos a quedar congelados (yo ya lo estaba) en unos minutos si lo hacemos fuera. Además, tampoco nos iba a dar tiempo para extender cables, poner luces y demás artilugios en dos sitios.

Decido que la entrevista en directo se haga en el mismo sitio donde se iba hacer la rueda de Prensa, en la bodega del barco, porque tenemos que entrar a las 10:55 y no hay tiempo.

Los demás medios internacionales, como la CNN, BBC, ARD y demás agencias de noticias, ya estaba allí habían comenzado a instalar sus equipos.  Hay que darse prisa que nos quedamos sin sitio.

10:20 – Desde el muelle salto a la cubierta del buque. Al tratar de evitar caer apoyo el brazo izquierdo mal y el tirón me produce un dolor agudo. Mis pies están helados. Tengo los dedos de las manos agarrotados por el frío y necesito encontrar un lugar caliente porque los temblores empiezan a ser fuertes.

Entro en el buque y le hablo en inglés a una chica de Greenpeace (marinera ella). Después de ofrecerme café caliente, que no llego a tomar, le pregunto dónde está la entrada de la bodega.  Me lo indica y por curiosdad le pregunto de dónde es. Con una sonrisa me dice: ¡Spain!. y yo la contesto en español;  ¿Y qué coños hacemos tú y yo aquí hablando en inglés?. 

Tras la risas por el despiste, descubro que al nuestro lado hay un periodista que también es español y acaba de llegar. Es de El País. No hay tiempo para charlas ni comentarios sociales.

10:25 – Bajo a la bodega donde veo unas tablas que forman una mesa para la rueda de Prensa. Allí no hay sitio para nada. Las cámaras y otros equipos siguen llegando. Hay un un ir y venir de gente increíble. Es gente de muchas nacionalidades, profesionales técnicos que se mueve casi en silencio y cada uno está a lo suyo.

Dentro de la furgoneta con la lanzadera está el panel de control y emisión de señal. (Foto: MM - ©JMNoticias)

Dentro de la furgoneta con la lanzadera está el panel de control y emisión de señal. (Foto: MM - ©JMNoticias)

Hay que buscar buen sitio. Quedan 15 minutos para que venga Juantxo, (si es puntual), y la conexión todavía no está lista. Así que mientras Marcus S termina de montar cables, tengo que entrar en calor como sea.

En la bodega estamos a cero grados y el casco de hierro del viejo barco no se calienta ni de coña. Me quito las botas y froto los pies con las manos para conseguir algo que entren en calor.

10:35 – El teléfono no para de sonar y tengo que salir a cubierta porque en la bodega la cobertura es mala. Uno detrás de otro me llaman de Madrid con supuestos problemas técnicos que transmito en sueco a Marcus S, que es el que sabe lo que está haciendo con los cables.

Le recuerdo que necesitamos dos pinganillos para el sonido de retorno, pero por lo visto los números de llamada no contestan. Hacen pruebas llamando a mi teléfono móvil como opción alternativa.

10:40 – Marcus S. se encarga de hablar con Jan B, el operador de la «terrena» en el exterior. El cámara ya puesto el tripode en un alto pegado al casco en babor, pero se le ponen delante otras 6 cámaras y así no podrá coger un plano general de toda la mesa en la posterior rueda de prensa.

Les pido a los otros que se echen hacia atrás y lo hacen, pero me dicen que hay tiempo suficiente. Les explico que antes que ellos yo tengo que hacer un «live» en menos de 15 minutos y que necesito que me dejen sitio y se mantengan en silencio. Lo entienden y lo hacen.

En el exterior montan una carpa para las conexiones de los enviados después después de la rueda de Prensa (Foto: MM - ©JMNoticias)

En el exterior montan una carpa para las conexiones de los enviados después después de la rueda de Prensa (Foto: MM - ©JMNoticias)

10:45 – Ya tenemos señal. En Madrid se recibe bien. pero sin rastro de Juantxo y de Birgitte S, que es la encargada de llevarlo hasta allí.  La llamo con el móvil, a pesar de tener poca cobertura dentro de la bodega del barco, y me dice que en dos minutos está abajo. Le digo que entramos en 10 minutos y que se dé prisa, que tenemos que probar el audio y, por lo menos, tratar de hablar un par de minutos del tema.

10:50 – El teléfono vuelve a sonar yvolvemos a hacer pruebas de retorno mientras se oyen las voces de los tertulianos en el plató en Madrid (esto es muy irritante).

Al mismo tiempo, por el pinganillo que está puesto en la otra oreja, entra el mismo sonido menzclado con los mensajes de la mesa de control.  Me avisan con un repetido «prevenido». 

¡Esto es de locos! Ya no sé quién me habla ni por dónde me habla, ni de qué me habla. Decido cerrar el teléfono y hablar sólo por el micro. Si no conseguimos el retorno entramos de la misma manera y que nos escuchen ellos y no al revés.

10:51 –  Hago señas a MS y le pregunto si está listo. Asiente con la cabeza y entonces, elevando la voz. digo en inglés a todos los que ya llenan la pequeña bodega del barco, que en tres minutos entramos «live». Vuelvo a pedir silencio otra vez y lo repito en danés, sueco y español por si alguien no se entera.

El viento levanta la carpa y si no la agarran sale volando (Foto: MM - ©JMNoticias)

El viento levanta la carpa y si no la agarran sale volando (Foto: MM - ©JMNoticias)

10:52 – Veo por fin que han llegado Birgitte S y Juantxo. ¡Menos mal! Ya pensaba que no iban a estar a tiempo y me estaba poniendo los nervios de punta.

Le doy la mano a Juatnxo y le digo que tenemos dos minutos, que vamos a ponerle el pinganillo y entramos en directo. El artilugio va por cable y no por radiofrecuencia. Esto hace que no nos podamos mover del sitio.

Pegados a unas cajas, hago que dé la espalda a la mesa del fondo y así no puedan meter otra cámara por medio ni otro micro por delante. Los daneses respetan.

Marcus S se baja del podio y con la cámara al hombro hacemos una especie de triángulo entre los tres. Gente a la izquierda, gente a la derecha y el fondo libre. De lo malo lo mejor.

10:55 –  Ya estamos listos y la tensión se nota. Me da tiempo a decirle a Juantxo dos frases sobre lo que vamos a hacer. El sonido de retorno en ambos pinganillos van bien, el micro va bien y la señal se recibe perfecta. Marcus S enciende el foco, levanto el brazo y hago la señal a los demás:  ¡estamos dentro!. Todos se callan. Son profesionales de medios internacionales y saben lo que hay. Menos mal que esto no es España.

Los dos enviados (de TVE y T5) intentan hacer su conexión después de la rueda de Prensa (Foto: MM - ©JMNoticias)

Los dos enviados (de TVE y T5) intentan hacer su conexión después de la rueda de Prensa (Foto: MM - ©JMNoticias)

10:59 Ya en antena tengo 15 segundos para unir en la cabeza lo que voy a decir mientras escucho a Susana G, que está en el plató en Madrid, haciendo la presentación de entrada.

No siento los pies del frío, los ojos me pican por la falta de sueño y sobretodo, por el foco de luz directa que tengo a unos 70 centímetros de la cara. Se me había olvidado que esto pasaría. Hay que aguantar como sea que en peores situaciones he estado.

11:00 –  No hay marcha atrás ni espera. Tampoco te puedes parar a pensar o rascar. Tras hacer una apresurada y a la vez algo confusa presentación, hago la primera pregunta y Juantxo, más calmado, empieza a hablar. 

Todo va saliendo bien. La tensión se fue de golpe con la primera frase. Con la mano izquierda (fuera de cámara), hago señas a Marcus para indicarle cuando tiene que cambiar de plano aprovechando que Juantxo contesta a las preguntas desde el plató, pero Marcus prefiere seguir el movimiento del micro porque controla mejor y sabe lo que hay que hacer. Una preocupación menos.

El orden es imprescindible para que todo vaya bien en este tipo de operaciones (Foto: MM - ©JMNoticias)

El orden es imprescindible para que todo vaya bien en este tipo de operaciones (Foto: MM - ©JMNoticias)

11:15 –  ¡Se acabó!  Tras una despedida a la carrera, oigo por el pinganillo.. ¡estáis fuera!. Esto quiere decir que ya no estamos en antena y que podemos quitarnos de en medio.

Hago una señal a Marcus. Apaga el foco y el resto de la gente comienza a moverse para preparar la rueda de prensa con los representantes de Greenpeace. Será en danés, inglés y en español.

Marcus tiene ahora que preparar de nuevo su cámara porque las imágenes de la conferencia se enviaran en directo a cuatro cadenas de televisión. No me acuerdo de cuando ha llegado Igor C, el productor.  Sé que me saludó.  Ahora sé que el se encarga del resto de los temas técnicos.

La entrevista en exclusiva y en directo estaba en el bote. Había conseguido, y antes que todos los demás medios internacionales, las primeras declaraciones de Juantxo después de haber pasado 20 días aislado en prisión por colarse en el castillo de Christiansborg. La historia había dado la vuelta al mundo.

A partir de ese momento, los demás medios se tenían que conformar con la misma señal de la rueda de prensa. Allí también hice un par de preguntas (en off)  a Juantxo para que las otras cadenas tuvieran algo que meter en español. Mañana todo será historia y nadie se acordará. Tampoco lo harán en las redacciones. Las cosas son así y todo es pretérito segundos después de terminar. Nadie te agradece el esfuerzo ni mucho menos a todos los demás que han hecho posible que que algo así pueda salir sin fallos en las pantallas en España.

Y aquí debajo está el vídeo (recortado a sólo 2,59 min), donde podéis ver el resultado:

El final:  Algunos medios daneses, suecos y noruegos consiguieron hablar después con los protagonistas. Los españoles, que llegaron tarde desde España, no les quedaba otra opción que hacer un resumen.

A las 11 de la noche, después de un largo viaje de vuelta en casa, tras haber pasado mucho frío y con más de 24 horas seguidas de trabajo en tensión. Todo había terminado, pero con el dulce sabor de que había salido bien y de haber conseguido lo que no consiguieron los demás.

Sin embargo ésta no es una historia excepcional. Esto lo que ocurre muchas veces, casi a diario, en otros lugares del mundo. Les pasa a todos «corresponsales», que en España llaman llaman «colaboradores» porque no están en nómina y así no les pagan sueldo. Les pasa a todos esos compañeros que desde otro lugar del mundo tratan de hacer llegar la noticia del día desde el lugar en que se produce, mientras en las redacciones les ningunean y la mayoría de las veces ni siquiera les hacen caso.        

    © Copyright JM Noticias.com. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de esta página en cualquier medio comercial, ni siquiera citando la fuente. Todos los abusos serán denunciados sin excepción. Ver las condiciones de uso para blogs en el Aviso Legal.

Comentarios de los lectores (10)

  1. Lupi

    Enhorabuena Miguel. Siempre al pie del cañón aunque la gente no sepa valorarlo. Un beso enorme!

  2. pacoruiz

    Extraordinario. Eres un maestro para las generaciones de periodistas que van llegando, aunque algunos llegan ‘sabiendo’ y se creen que todo es fácil. ENHORABUENA

Escribe un comentario

Importante: Los comentarios están moderados y puede que tarden en aparecer publicados. No se permiten insultos ni comentarios que no estén relacionados con el artículo. Por favor, evita escribir en mayúsculas y cuida la ortografía. Gracias.